Transición Energética: Una mirada a las chimeneas de leña en Europa插图

Hace siglos, en las primeras chimeneas de leña, el fuego y el humo se mezclaban y la gente a menudo se preguntaba cómo eliminar el humo y dejar atrás el calor.

A un arquitecto francés llamado Louis Saab se le ocurrió una solución alrededor de 1640. Elevó el piso de la chimenea de leña unos 10 centímetros y usó una placa de hierro para apuntalarla en el piso y en la pared detrás del fuego para crear un espacio. Si se hace esto, el aire del espacio se calentará y también reducirá la pérdida de calor a través del piso de la chimenea de leña.

Aunque ahora esto no parezca nada especial, en su momento fue una innovación tecnológica muy significativa.

Alrededor de 1740, Benjamin Franklin, el padre fundador de los Estados Unidos de América, famoso por inventar el pararrayos, creía que las chimeneas de leña no eran cálidas ni buenas para la salud, por lo que comenzó a modificarlas directamente. Instaló dos placas de hierro de unos 15 centímetros de espesor entre sí, permitiendo que el calor y las chispas entraran en el espacio.

Esto reducirá la cantidad de humo exterior que entra por la chimenea y también reducirá el humo.

Franklin mejoró este sistema colgando las placas de hierro verticalmente para poder moverlas. Al hacerlo, se puede ajustar el tamaño del viento que entra desde el exterior, permitiéndole funcionar como un disipador de calor.

A Franklin se le ocurrió una tercera idea. Excave una ranura vertical en la pared interior a ambos lados de la chimenea de leña, coloque la placa de hierro y empuje la placa de hierro, y use la amplitud superior o inferior de la placa de hierro para ajustar la velocidad de combustión y la potencia de fuego del fuego.

Haga una entrada de aire frente a la chimenea de leña que pueda ayudar con la combustión. Saque algunos ladrillos de debajo del piso para formar un canal para que el aire fresco pueda entrar al espacio vacío dentro de la chimenea de leña y calentarse. Este tipo de chimenea de leña es la “chimenea de leña Franklin”. Una chimenea de leña de este tipo puede separar el fuego y el humo y facilitar el ajuste del tamaño del fuego.

 

La opinión de algunos países sobre la calefacción limpia

 

  1. La dirección del desarrollo de la calefacción es limpia, segura y sostenible, y la economía es una limitación importante.

 

  1. Separar la calefacción y la cocción es una cuestión importante para garantizar la seguridad. La electrificación de las cocinas rurales es una tendencia, pero en algunos países el camino aún es largo.

 

  1. En algunas zonas pobres aún no se ha logrado separar plenamente la calefacción y la cocina. Una alternativa es utilizar un sistema de calefacción calentado por agua en los dormitorios y utilizar la cocina como sala de calderas, lo que resuelve el problema de seguridad.

 

  1. Las chimeneas de leña tienen un gran potencial como calefacción limpia en zonas rurales. También existen recursos de podas y residuos de madera, que son una mejor opción para calentar. Los materiales formadores de biomasa también tienen grandes recursos potenciales. En las zonas rurales, incluso en las zonas rurales muy modernizadas, no debería ni es necesario abandonar completamente la biomasa. Las chimeneas de leña pueden quemar hermosas llamas, que no sólo proporcionan calefacción sino que también son una fuente de disfrute espiritual.

 

  1. La promoción de la tecnología avanzada de chimeneas de leña es muy urgente. Como estufa tradicional de almacenamiento de calor, el kang se ha ido eliminando gradualmente. Las estufas más nuevas deben tener al menos una función de almacenamiento de calor y deben ser estufas seguras con hornos grandes. En la China rural, este tipo de cocina que ahorra energía y tiene un horno grande puede reducir significativamente las emisiones contaminantes y debería promoverse activamente en el contexto del control del smog.

 

  1. Si no se mejora la envolvente de la vivienda, el rendimiento del aislamiento térmico será muy deficiente y será imposible lograr una calefacción verdaderamente limpia. Es imposible tener una forma barata y cálida de calentar una casa que esté ventilada y con fugas, a menos que se utilice carbón.

 

  1. La quinta etapa, es decir, la chimenea de leña como fuente de calor auxiliar en colaboración con la calefacción urbana moderna, es una dirección importante para la calefacción limpia en las zonas rurales en el futuro. Debido a que este sistema de calefacción es caro, actualmente hay muy pocos de este tipo. Métodos de calefacción en el campo y en los suburbios. Los residentes de villas de lujo rara vez tienen controles inteligentes, y es aún menos probable en las residencias rurales comunes.

By Iye

Leave a Reply